Puedes seguirnos aquí

24 de abril de 2012

Fiesta del Monasterio de la Conversión


"Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está 
inquieto hasta que descanse en ti"

Hoy, 24 de abril, hace 12 años que llegamos al Monasterio de Becerril de Campos.
Fecha de la conversión de Nuestro Padre San Agustín.
Comenzamos desde ayer a celebrar la fiesta con las I Vísperas y la lectura de las <<Confesionesde San Agustín>>:
"Porque había oído decir de Antonio que, advertido por una lectura del Evangelio, a la cual había llegado por casualidad, y tomando como dicho para sí lo que se leía: Vete, vende todas las cosas que tienes, dalas a los pobres y tendrás un tesoro en los cielos, y después ven y sígueme, se había la punto convertido a ti con tal oráculo (...) abrí y leí en silencio el primer capítulo que se me vino a los ojos, y decía: No en comilonas y embriagueces, no en lechos y en liviandades, no en contiendas y emulaciones sino revestíos de nuestro Señor Jesucristo y no cuidéis de la carne con demasiados deseos .
No quise leer más, ni era necesario tampoco, pues al punto que di fin a la sentencia, como si se hubiera infiltrado en mi corazón una luz de seguridad, se disiparon todas las tinieblas de mis dudas."
- - - - - - - -
BENEDICTO XVI:Todavía hoy es posible recorrer las vivencias de san Agustín gracias sobre todo a «Las Confesiones», escritas para alabanza de Dios, que constituyen el origen de una de las formas literarias más específicas de Occidente, la autobiografía, es decir la expresión personal del conocimiento de sí mismo. Pues bien, quien quiera que se acerque a este extraordinario y fascinante libro, todavía hoy sumamente leído, se da cuenta fácilmente de que la conversión de Agustín no fue repentina ni tuvo lugar plenamente desde el inicio, sino que puede ser definida más bien como un auténtico camino, que sigue siendo un modelo para cada uno de nosotros. (leer artículo completo en Zenit>>)

1 comentario:

Manuel J. Vicente Montes dijo...

¡Muchísimas felicidades! Por otros 12 años más, y luego otros doce, y otros doce, y para siempre :)